Cultura Física y Ejercicio

Mejora Tu Rendimiento Académico Ejercitándote Un Poco.

Por: Mtra. Nury M. Suemy Moguel Núñez.

Unas de las preocupaciones más comunes que podemos observar en niños y jóvenes son los resultados de las calificaciones escolares. Este es un hecho muy natural si tomamos en cuenta que, desde que ingresan al mundo escolar, reciben una fuerte presión por parte de padres y maestros para destacar considerablemente en sus puntuaciones y evaluaciones. Para algunas familias este desempeño es tan importante que puede que concedan menos importancia a otras áreas como la recreación, las artes y el deporte.

Sin embargo, existen buenas razones para continuar alimentando otras áreas de interés, especialmente el área de la actividad física, el ejercicio y deportes. Además de los beneficios que estas actividades traen para la socialización, la salud y bienestar físico así como la prevención de conductas antisociales y adicciones, el ejercicio ha demostrado contribuir significativamente al desarrollo mental e intelectual de los niños y jóvenes de diversas maneras.

Entre estos beneficios se encuentran:

  • Favorece la liberación en el cerebro de una sustancia conocida como factor neurotrófico cerebral (BDNF), sustancia que favorece el crecimiento de los nervios y la transmisión sináptica, es decir, el envió de mensajes en el cerebro y el aprendizaje.
  • Favorece el flujo sanguíneo en el cerebro, mejorando la oxigenación de las células cerebrales.
  • Mejora la asimilación de los nutrientes en el cerebro.
  • Favorece la activación, en general, del cerebro.
  • Mejora el desempeño de diversos procesos cognitivos tales como la inteligencia general, concentración, memoria y velocidad de aprendizaje (procesamiento de información), así como en el funcionamiento del lóbulo frontal del cerebro, el cual es responsable del autocontrol emocional.
  • Favorece el rendimiento académico en las áreas de lectura y matemáticas.

Pero ¿Cómo obtener esos beneficios? Diversas investigaciones han encontrado que los mejores ejercicios para favorecer el rendimiento académico son los de tipo aeróbico. Algunos ejercicios aeróbicos son correr, caminar, hacer bicicleta, nadar, etc. Pero para que estos ejercicios reporten un verdadero beneficio al desempeño académico, es imprescindible que su ejecución dure un mínimo de 30 minutos y se realice por lo menos 3 veces por semana.

Pero antes de introducir a tu hijo hacia la práctica de alguna actividad física o ejercicio toma en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Acude con un profesional calificado para consultar cuáles son las mejores opciones de ejercicio y activación física para tu hijo antes de iniciar. Algunos profesionales que pueden ayudarte al respecto son los profesores de educación física y entrenadores. Ellos considerarán factores como la edad y el nivel de desarrollo motriz de tu hijo antes de emitir una recomendación.
  • Considera el estado de salud física y mental de tu hijo en todo momento. Factores como el peso del niño, su nivel de alimentación, estado de salud actual y nivel de actividad diaria y sueño deben ser considerados. Recuerda que su bienestar es el objetivo primordial. Es muy posible que el profesionista te recomiende realizar algún estudio médico o presentar una constancia de salud de tu hijo antes de analizar o diseñar un plan de actividad para él.
  • No es un requisito indispensable que inscribas a tu hijo en un deporte organizado o que compita en él para obtener los beneficios del ejercicio. Actividades sencillas como pasear en bicicleta o caminar en el parque pueden reportar importantes ganancias también.
  • Si lo que deseas es que, además de contribuir a su desempeño académico, el ejercicio se convierta en parte de su estilo de vida y en una bonita costumbre, considera cuidadosamente los intereses y gustos de tu hijo así como aquellas áreas en las que muestra especial habilidad motriz. Si de antemano la actividad le resulta aburrida, se esfuerza demasiado o fracasa mucho, seguramente la abandonará rápidamente.
  • Observe y atienda prontamente el desarrollo de ansiedades o temores asociados con la práctica de la actividad física o el ejercicio para evitar que agregue una tensión adicional a la vida del niño, además de las presiones escolares.
  • Aproveche utilizar la actividad como una oportunidad para convivir en familia a través del juego, paseos en conjunto o seguir rutas de bicicletas. Las vacaciones de verano pueden agregar otras opciones interesantes como el cayak o nadar.

Para cualquier otra información adicional rellena nuestro formulario o agrega tus comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s