Cultura Física y Ejercicio

3 estrategias para aumentar la motivación en mi gimnasio.

Por: Nury M. Suemy Moguel Núñez.

Como dueño de un gimnasio o centro de cultura física, seguramente una de sus preocupaciones principales radica en cómo hacer que tus clientes mantengan el firme propósito de ejercitarse todo el año. Conseguirlo suele ser difícil debido a que son muchos los factores internos y externos que merman la motivación. En este artículo te compartiré tres estrategias del conductismo que puedes utilizar para mantener la motivación de tus clientes.

La motivación es esa fuerza que dirige nuestra conducta dándole una dirección y una intensidad. Cada uno de nosotros tiene múltiples direcciones hacia las cuáles dirige su motivación, lo cual puede hacer que, en un momento determinado, dediquemos menos intensidad de ella hacia objetivos que son realmente valiosos, tales como el ejercicio físico. No se trata de una cuestión cognitiva, es decir, muchas veces las personas son realmente consientes de la importancia que el ejercicio representa para sus vidas y su salud, sin embargo, otras fuentes pueden llegar a demandar más de su atención, haciendo que se alejen de sus objetivos iniciales.

¿Cómo ayudarles a mantenerse enfocados? A continuación te describo tres estrategias de la psicología conductual que puedes utilizar:

1. Reforzamiento positivo.

Un reforzamiento positivo consiste en incentivar a que la conducta se repita al otorgar al sujeto algo que para él es agradable. La mejor manera en la que puede utilizar el reforzamiento positivo en un centro de cultura física o gimnasio es a través de la fidelización, es decir, reforzando a los clientes que más asisten a las clases.

Sin importar si los clientes cubren una cuota por clase o mensual, una buena opción es proporcionarles una tarjeta de visitas con un número de clases (10 por ejemplo) la cual se sella o firma por cada ocasión que se presentan a tu gimnasio. Una vez que cubren las 10 visitas el cliente puede acceder a un beneficio específico (como una clase gratis, un pequeño descuento en su pago o un producto con el logo de tu gimnasio). Para elegir el reforzador, debes conocer a tus clientes y saber qué tipo de refuerzo prefieren.

Otra opción es proporcionar una tarjeta de cliente consentido a los socios que te visitan con más frecuencia y permitirles tener acceso a un valor agregado, es decir, un beneficio exclusivo, tal como charlas de nutrición, psicología u otro servicio que solamente tu gimnasio proporcione y le permita distinguirse del resto.

2. Retroalimentación positiva.

La retroalimentación positiva consiste en señalar al cliente cuáles son los aspectos que ha ejecutado bien, a manera de elogio. Existe una creencia general de que, si desafías a la persona haciéndole sentir mal, ésta responderá dando un mayor esfuerzo para demostrar lo contrario, pero esta creencia es completamente errónea y solo es efectiva para cierto tipo de personalidad muy competitiva. Para la mayoría de los usuarios de gimnasios lo que más les motiva es escuchar que lo están haciendo bien, que se han esforzado mucho y que realmente está surtiendo efecto todo lo que hacen.

Es muy importante que te mantengas cerca de tus usuarios o clientes para poder identificar cuáles son éstos avances y hacerles saber que los reconoces. Los usuarios aprecian la cercanía de los instructores y escuchar cosas positivas les ayudará a continuar dando ese esfuerzo.

3. Registro de avances y constancia.

Uno de los problemas que encontramos con mayor frecuencia en personas que están iniciando la actividad física es que esperan encontrar resultados demasiado pronto y cuando esto no ocurre se frustran debido a que se forman expectativas muy altas. Por ejemplo, mucha gente espera bajar a su peso ideal en poco tiempo o marcar su cuerpo en solo unos meses. Una buena manera de ayudar a tus clientes es diseñando un pequeño registro que se quede en el gimnasio en un espacio individual (para cada cliente) como un corcho o un tarjetero. En este registro ellos deben anotar los avances que van teniendo en cada sesión que puede ser el tiempo de ejercicio que pudieron hacer, el número de repeticiones, el nivel de esfuerzo medido en frecuencia cardiaca, la cantidad de peso levantado o cualquier otro indicador de éxito que determines para cada cliente (no tiene que ser el mismo para todos). De esta manera cada cliente puede volverse más consciente de cada progreso obtenido, a pesar de ser pequeño. Alienta a tus clientes a ponerse metas realistas en un tiempo realista y a plantearse una pequeña recompensa personal cuando logren dicha meta.

Tu puedes ayudar a tus clientes a mantener la motivación en la medida en la que estás pendiente de ellos como personas antes que como clientes. Si deseas obtener asesoría personalizada sobre cómo motivar eficientemente a tus clientes, contacta una asesoría en línea y con gusto te atenderé.

(999)9 100906

psicodeportemex@gmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s