Alto desempeño

5 estrategias para controlar el estrés antes de una competencia o partido.

Por: Nury M. Suemy Moguel Núñez.

Psicóloga Deportiva.

El estrés, uno de los enemigos más temidos en el deporte y en muchas áreas de la vida, forma parte de nuestra naturaleza pues ha existido siempre desde que existe todo ser con vida y es experimentado tanto por el ser humano como por los animales y las plantas. En este artículo aprenderás a preparar tu mente y tu cuerpo para manejar el estrés que se experimenta antes de una competencia o partido.

El estrés es una reacción a la presión del ambiente, puede ser por cosas agradables (eutrés) o desagradables (distres) y se expresa en respuestas fisiológicas que pueden desencadenar luego respuestas emocionales. El estrés se presenta cuando el individuo percibe que algo del entorno amenaza su estabilidad, su equilibrio, por lo que debe responder ya sea atacando o huyendo de esa fuente. Algo que debe tenerse claro es que el estrés es un mecanismo biológico, un residuo de nuestra evolución que nos permite mantenernos a salvo, por lo tanto no es algo realmente negativo, ya que se puede decir que despierta al individuo de modo que éste logre reaccionar. Sin estrés, el individuo se mantendría en un estado pasivo, simplemente dejaría que las cosas “le sucedan”.

El problema se presenta cuando el individuo no es capaz de confrontar la situación de manera efectiva de modo que el estrés se prolonga en el tiempo llevándolo muchas veces a enfermarse. Así, el estrés no es una enfermedad pero puede desencadenar alguna.

¿Qué puede hacer entonces el deportista al respecto? ¿Cómo puede prevenir los efectos negativos del estrés?

Tomando el control.

Lo esencial que debe comprender al respecto es que el estrés puede ser regulado y su cuerpo puede ser preparado para enfrentarlo con eficacia, pero éste es un proceso que debe comenzar mucho antes de que se encuentre frente a aquello que desencadena el estrés (generalmente las competencias).

  1. Atiende la fuente de estrés. Ya que el estrés es, por lo tanto, una reacción natural ante un evento al que hay que prestar atención, una de las formas evidentes de reducir los niveles de estrés es simplemente atender a ése factor. A medida que el deportista dedica atención a su deporte para ganar control de la situación (apegarse a los entrenamientos, realizar un análisis de sus contrarios y entrenar en situaciones tan similares posibles a como será su competencia) los niveles de estrés lograrán reducir considerablemente y ganar confianza en sí mismo. Finalmente, si algo está bajo control, no produce estrés.
  2. Reduce el nivel de incertidumbre. Uno de los factores que favorecer el estrés es la incapacidad para predecir o conocer lo que puede suceder. Para reducir ello debes averiguar tanto como puedas de la situación de competencia: horarios, reglamento actual a aplicar, instalaciones o rutas, jueces que participarán, oponentes que ya se han inscrito, condiciones climáticas previstas para el día del evento, entre otras. Si te es posible, visita el lugar donde vas a competir para que lo conozcas. A partir de esta información establece un plan para ese día que considere los tiempos que te llevará llegar al lugar del evento, los recursos que tendrás disponible (abastecimiento, sanitarios, etc.) y los factores que podrían causarte problemas (mal estado de la sede o instalaciones).
  3. Prepara tu cuerpo para resistir el estrés. Mientras más larga o intensa sea una competencia, los embates del estrés serán mayores sobre tu cuerpo. Por eso necesitas estar preparado para hacerle frente. Una buena hidratación y sana alimentación, descanso suficiente y reparador así como apartar tiempo para actividades de esparcimiento le permitirán a tu cuerpo contar con los recursos fisiológicos y energéticos necesarios para que el estrés no te enferme. Pero esto no se logra aplicándolo bien solo unos días antes de competir, es una tarea que dura todo el año y requiere de tu dedicación.
  4. Vacuna a tu cuerpo contra el estrés. Aunque suene paradójico, experimentar pequeñas cargas de estrés puede ayudar a volverte más fuerte contra él. Es como si cada experiencia funcionara como una vacuna que va acostumbrando a tu cuerpo a responder efectivamente. Solo considera que estos eventos sean similares a tu competencia principal.
  5. Dosifica las cargas de estrés. Afrontar efectivamente una fuente de estrés demanda del individuo una inversión y gasto de recursos físicos y mentales. Por tal motivo, el deportista requiere de una fase de recuperación antes de volver a introducir una fuerte carga mental como la proveniente de una competencia importante. Si usted es un deportista que practica de forma individual, seleccione cuidadosamente los eventos competitivos dejando un tiempo razonable entre la competencia que precede a su evento fundamental.

Si deseas conocer más sobre la forma en la que tu cuerpo y mente reaccionan al estrés y tomar por completo el control durante una competencia, solicita una valoración gratuita.

(999)9 100906

psicodeportemex@gmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s